CÓMO CURAR TU PIERCING

Debido a que los piercings rompen la piel por ambos lados, requieren un cuidado y atención especial. Lee los pasos que te proporcionamos desde SONS ART&TATTOO a continuación para aprender a curar un piercing adecuadamente, a tratar un piercing infectado o ayudar a que un piercing que ya no quieres se cierre de la manera más eficaz posible.

LIMPIEZA Y CUIDADO INICIAL DE TU PIERCING

1.- Haz que un profesional te ponga el piercing.

En SONS ART&TATTOO trabajamos con profesionales cualificados los cuales han seguido y superado un proceso de selección, cumpliendo todas las normativas de aplicación y siguiendo unos estrictos protocolos para que tú piercing se haga correctamente en todo su proceso.

En la comunidad de modificación del cuerpo, es un hecho conocido que hay una manera correcta y una incorrecta de hacerse un piercing. En vez de hacerte el piercing en una tienda de supermercado o en un local cualquiera, confía en SONS ART&TATTOO y te lo haga correctamente un profesional.

Tu piercing quedará mejor y sanará más rápidamente. También tendrás a mano a nuestros experto para que te proporcione todos los consejos necesarios.

  • Pide un piercing de aguja hueca. La manera correcta de perforar la mayoría de las partes del cuerpo es con una aguja de punta hueca especialmente diseñada. Los profesionales en piercing usan estas agujas porque son higiénicas y fáciles de controlar. Además, los piercings que se colocan así quedan bien puestos y sanan rápidamente.
  • Evita las pistolas perforadoras. Una herramienta común para hacer piercing en las orejas (y a veces otras partes del cuerpo) es la pistola perforadora, la cual es una herramienta mecánica que inserta rápidamente una aguja en la piel. Las pistolas perforadoras muy a menudo representan problemas de higiene (ya que la pistola misma no está debidamente desinfectada, incluso si se usa una nueva aguja cada vez) y son conocidas por colocar el piercing en ángulos extraños o descentrados. En lugar de eso, pide que te realicen la perforación manualmente.

2.- Déjale el “palito” a tu piercing.

Sacar el palito que viene con el piercing antes de que haya sanado es una manera segura de exponer tu carne viva a una infección. En el caso de los piercings de oreja, el proceso de curación suele tomar entre 6 y 8 semanas. Durante ese tiempo debes usar el arete que pusiste en tu piercing nuevo en todo momento o arriesgarte a una infección dolorosa.

  • Otras partes del cuerpo, tales como el ombligo, pueden tardar más tiempo en sanar. Antes de que te realicen la perforación, pregúntale a un profesional en piercings cuánto tiempo tardará en curar.

3.- Limpia tu piercing regularmente.

Seguir de manera muy estricta un régimen de limpieza diaria es esencial para evitar infecciones y permitir que tu piel quede lisita y pareja cuando sane. El profesional en piercings te dará instrucciones específicas para ti, las cuales siempre deberás seguir. En general, estas instrucciones serán similares a los siguientes métodos:

  • Compra de materiales. No necesitarás mucho, pues deberá bastar con algunos hisopos de algodón y jabón antibacteriano suave. También deberás contar con una pequeña taza, un chorro de agua y sal marina. En nuestros estudios SONS ART&TATTOO podrán proporcionarte el material necesario, en caso contrario te aconsejarán de productos existentes.
  • Lava y frota. Empieza por lavarte las manos con agua caliente y el jabón suave. Una vez que tus manos estén limpias y secas, humedece un hisopo de algodón (o una bola de algodón si te parece necesario) con agua y con la mano frota delicadamente alrededor del piercing para eliminar cualquier acumulación que haya. Desecha el hisopo una vez que hayas terminado.
  • Limpia minuciosamente. Pon una buena cantidad de jabón suave en uno o dos de tus dedos y suavemente pero de manera minuciosa lava por todos lados alrededor de tu piercing. También asegúrate de hacerlo por debajo de la joya (la “cara” del arete). Una vez hayas quedado satisfecho con la limpieza, vierte una taza de agua caliente y úsala para enjuagarte el jabón.
  • Sumerge el piercing en una solución salina. Mezcla algunas cucharaditas de agua salada en varios mililitros de agua caliente y sumerge el piercing en ella por uno o dos minutos. Esto ayudará a extraer los líquidos infectados de un piercing que no esté sanando bien, pero también cumple otra función importante, la de reducir la irritación. Haz una inmersión salina cada vez que limpies el piercing hasta que ya no te duela ni sientas el área irritada.
  • Enjuaga y repite el proceso. Enjuaga nuevamente el piercing con agua fría o caliente y sécalo con palmaditas muy suaves. Repite estas instrucciones dos veces al día para fomentar una curación adecuada.
  • Si la perforación está infectada, puedes limpiarla de esta manera hasta cuatro veces al día.

TRATAR UN PROBLEMA CON UN PIERCING QUE YA TIENES

1.- Ten claro lo que debes observar.

Algunas heridas y dolencias relacionadas con los piercings son totalmente obvias, mientras que otras podrían no serlo para alguien que no está bien informado. Algunas de las señales más comunes de una infección en la perforación son:

  • Comezón constante o enrojecimiento
  • Irritación y piel delicada
  • Una sensación de ardor
  • Filtración de líquido, ya sea pus o sangre, por el agujero
  • Mal olor

2.- Habla con un profesional de SONS ART&TATTOO.

Así como con cualquier otro problema médico, lo mejor que puedes hacer por tu perforación irritada o infectada, o con cualquier otro malestar, es contarle los detalles a un profesional de SONS ART&TATTOO. Los dermatólogos y otros médicos no especializados son tu mejor opción. Sin embargo, si no puedes costear una visita al médico o a una clínica, hablar con nuestros profesionales del piercing puede ser la segunda mejor opción.

3.- Revisa que no tengas alergia al metal.

Algunas veces, el problema con el piercing viene de una alergia al metal del piercing o a otra joya que usaste recientemente. Si el área de tu piercing parece irritada o sensible después de ponerte un arete nuevo, investiga de qué metal está hecho pues podrías ser alérgico a él. Opta por un metal hipoalergénico, tal como el acero quirúrgico o el niobio, y determina si el problema se soluciona.

4.- Sé cuidadoso.

A menos que un profesional médico te lo indique, evita usar agentes de limpieza o desinfección en tu piercing. Es posible que estos no lleguen a la fuente de la infección y en muchos casos causarán irritación. En lugar de eso, sumerge el piercing en una solución salina varias veces al día para ayudar a drenarlo suavemente.

  • La mayoría de las infecciones a causa de un piercing son leves y deberán sanar rápidamente si les das un cuidado apropiado. Si pasan más de unos días sin ninguna mejoría, consulta con un médico inmediatamente.

5.- Controla tus actividades.

Mientras fomentas la curación de tu piercing, adopta los pasos necesarios para evitar irritarlo aún más. No vayas a nadar, no te apliques lociones o cremas (a menos que tu dermatólogo te lo indique, por supuesto) y no te tiñas o trates químicamente el cabello, excepto por un lavado delicado con un champú suave.

FOMENTAR LA CURACIÓN DE UN PIERCING ANTIGUO

1.- Conoce los límites.

Un piercing sana mediante la creación de una costra alrededor del agujero. Como resultado, solo los agujeros de piercing muy pequeños cerrarán completamente sin atención profesional. Incluso un agujero pequeño de un arete podría no llegar a sanar completamente (sin dejar rastro de que hubo allí un piercing alguna vez). Los agujeros de mayor envergadura como los que se ven en la lengua y en el ombligo siempre serán visibles incluso si se cierran completamente.

  • Los agujeros que intencionalmente se han expandido a un tamaño mayor no se pueden cerrar sin procedimientos médicos que involucren anestesia y herramientas para cortar.
  • No pruebes una perforación con una joya para ver si ya cerró. Es posible que al hacerlo vuelvas a abrirlo sin darte cuenta.

2.- Asegúrate de que el piercing haya sanado.

Como se mencionó anteriormente, nunca quites el palito de un piercing nuevo hasta que el agujero haya sanado completamente, la mayoría de las veces tardará 2 meses como máximo. Exponer el tejido al aire libre antes de que cierre completamente es arriesgarse a una infección y puede dar lugar a una hinchazón y a una curación más lenta; incluso puede causar cicatrices adicionales en algunos casos.

3.- Saca el piercing.

Como se menciona anteriormente, no lo hagas hasta que el agujero haya sanado. Saca la joya del agujero y no pongas nada nuevo en él.

4.- Limpia el agujero todos los días.

Realiza una rutina similar a la que usas para ayudar a que el piercing sane apenas te lo coloquen. Lávalo delicadamente con una solución salina dos veces al día. También puedes utilizar un jabón antibacteriano suave pero debes tener cuidado de evitar que ingrese en el piercing. Con mucho cuidado y delicadeza aprieta alrededor del piercing al terminar para sacar los residuos del jabón, el agua y otros desperdicios del agujero. Después, enjuaga alrededor del piercing con un pañito húmedo y limpio o con un hisopo de algodón.

5.- Haz un seguimiento de tu mejoría.

Después de varias semanas, las perforaciones más pequeñas deberán empezar a cerrarse. Puedes verificar este proceso de forma segura poniendo atención a la presencia de algún líquido en la perforación cuando la aprietas. Si no hay más líquido saliendo del agujero, es probable que esté prácticamente cerrado.

  • Podrías notar los resultados en menos de 3 meses, pero una total recuperación puede tomar mucho más tiempo. Cuenta con qué quedará un enrojecimiento leve y un hundimiento donde estaba el piercing por mucho tiempo después de quitártelo.

6.- Minimiza las cicatrices.

Cuando el agujero haya cerrado completamente, es hora de enfocarse en reducir las cicatrices que salen cuando se cierra. Pídele a tu dermatólogo que te recomiende un gel anticicatrices o un producto similar para que reduzca su aparición y deje el mínimo de evidencias de que allí hubo un piercing. Aplícalo según sus indicaciones o una vez al día durante 4 a 6 semanas.

Heading

Aviso Legal - Copyright © 2018 - All rights reserved. Sons Art Tattoo, S.L. - Diseño y programación: www.torrecreativa.com